Sígueme, sin miedo

SÍGUEME, SIN MIEDO
Anímate a seguirme por mail, Facebook y Google+.
No olvides bajar por la página para ver los textos al completo en la pantalla.
Disfruta con lo leído y siéntelo.

viernes, 16 de septiembre de 2016

Shuniata

La vacuidad, sería vacío
si no formara parte del ser,
eso sería, lo más probable
una confusión de la mente.

Esa mente tan quisquillosa,
a veces perversa
y otras egocéntrica.
Metomentodo, manipuladora,
la del velo en los ojos
la que todo ignora.

Para la que sólo existe el yo,
ni tu, ni nos y menos vos.
Menosprecia y rechaza
cualquier emoción humana,
llanto, alegría, amor, dolor
son mal vistas a su modo.

Debes ser, debes hacer,
debes pensar, debes olvidar..
se fuerte, no llores..
qué dirá la gente,
fracaso escolar, despojo social.

Pero la mente se agota,
se colapsa y se nubla.
Y en esos momentos
te quedas colgado,
solo y abandonado
a tu suerte y destino,
a tu karma,
y ella se lava las manos
al estilo Pilatos.

Ahí entra en juego el Ser,
el estar presente,
el vivir ahora,
pasado pasó,
futuro no es,
será quizás.

Y la mente vuelve en si
de su letargo ausente
se retuerce como serpiente
ardiendo en la hoguera,
silva turbada, ruido ensordecedor.

Mantén la calma,
no te agites,
es temporal, no es real,
domina tu impulso
y medita,
anula toda presión
todo es mentira
y lo único real
y genuino
es tu Ser y convicción.





No hay comentarios:

Publicar un comentario