Sígueme, sin miedo

SÍGUEME, SIN MIEDO
Anímate a seguirme por mail, Facebook y Google+.
No olvides bajar por la página para ver los textos al completo en la pantalla.
Disfruta con lo leído y siéntelo.

miércoles, 30 de abril de 2014

Una rabia dependiente

Siento algo que arde dentro de mí cuando oigo y veo ciertos temas. Uno de ellos es la Ley de la Dependencia. Hay que vivirlo para saber lo qué es..más allá de la documentación, la burocracia y el tiempo perdido que no volverá.

Acabo de ver el programa Salvados de Jordi Évole, "Los otros olvidados"...y he llorado. Emocionado, sollozado, lagrimeado...da igual como se describa. El hecho es que me ha tocado y hundido. Recuerdo una asistenta social que recientemente me decía:-Ánimo Laura, tú tienes fuerza y se te nota-. Creía que la tenía, pero ya lo dudo.

Hoy estoy bajoneada. Ayer presenté la documentación de la Ley de la Dependencia para mis abuelos, y hoy me dan ganas de volver a la oficina y decirles que da igual todo, que no vale la pena. Tirar la toalla, dejarlo correr..pero NO. NO me da la gana de darnos por vencidos. NO soporto que este gobierno o el que sea juegue con la población, votantes, consumidores, aportadores a la Seguridad Social, sin techo, sin recursos, expulsados, excluídos...en definitiva, gente de bien, seres humanos con obligaciones, sí, pero con derechos "humanos".

Hija única, hija de hija única, nieta de dependientes no reconocidos (por haber tirado la toalla tantos años), hija de posible futura dependiente. Hace un mes, a mi madre (cuidadora VIP y principal) le diagnosticaron leucemia...queridos lectores, no hace falta ser muy hábil leyendo entre líneas para imaginar a causa de qué ha venido tan repentinamente este diagnóstico...Son más de 10 años (por poner una cifra) cuidando a dos personas dependientes, cada una con su carácter, con una forma de ver la vida maltratada por la guerra civil, con sus disconformidades cotidianas que en lugar de facilitar el día a día, lo dificultan.

Mi madre durante toda su vida ha tomado las decisiones que ha considerado oportunas para cada momento difícil. A veces lo habrá hecho bien, otras no tanto, pero no podemos juzgar a alguien que siempre lo ha dado todo por su familia, sin pensar que podría revertirse en su propia desgracia. Actualmente llegan a sus oídos frases del tipo:-debes ser fuerte, más egoista, pensar en tí misma y cuidarte, haz un viaje, aléjate de tus padres...-. Y ella lo único que piensa es:-¿qué haremos cuando se nos acaben los ahorros? (suerte de tenerlos), qué herencia le estoy dejando a mi hija? (esa soy yo)-.

Yo crecí diferente de mi madre, con una educación quizá similar a la suya, con las mismas bases, pero con un enfoque distinto. Me gusta dar un toque de color a todo, y eso es lo que he hecho con mi vida. No siempre bien visto por mis padres, pero bien hecho a mi parecer. Después de una carrera profesional dura, luchada y vencida, me encuentro en el paro, con un niño pequeño y a la expectativa de qué ocurrirá con mi familia. No se puede decir que esta situación me haya venido de sorpresa, mentiría, en parte ha sido buscada. Actualmente digo que tengo un trabajo VITAL: disfrutar de mi hijo, acompañar a mi madre, y cuidar a mis abuelos...y quererlos mucho a todos (aunque hay días que se hace complicado).

Todo el mundo me dice que tengo más recursos que mi madre para no caer en una depresión, agujero negro, y ver el balcón simplemente como un lugar donde tender la ropa y no donde hacer equilibrios...Hago yoga, medito, encuentro mi momento, hago introspección y cada día me repito frases positivas...¿me estaré volviendo loca? No lo creo, simplemente estoy demostrando mi disconformidad con el régimen establecido. De momento pago mis facturas y mi hijo crece sano...¿hasta cuando? no lo sabemos.

Mi máxima hoy día es: -no sigas el ejemplo de tu madre (y ella lo sabe), vive el presente y ama para poder ser feliz.

Doy las gracias a este blog que me sirve de descarga y a las personas humanas que me leeis. Un consejo, sentid, amad y sed felices...lo único que os llevaréis a la tumba será eso. Y cuando volvais a renacer, tened siempre sentimientos puros, claros, cristalinos para poder compartir...es lo más bello de la vida, poder compartirla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario