Sígueme, sin miedo

SÍGUEME, SIN MIEDO
Anímate a seguirme por mail, Facebook y Google+.
No olvides bajar por la página para ver los textos al completo en la pantalla.
Disfruta con lo leído y siéntelo.

domingo, 29 de diciembre de 2013

Madre montaña


Me acerco a tu falda larga sin final. 
Levanto la cara para intentar verte el rostro, pero no llego.
Fuente inaccesible de recursos inalcanzables para un espíritu tan pequeño.
Trepo por tus pliegues, piernas indefinidas de matorrales y piedra. 
El ascenso es una dura experiencia vital que todo hijo debe pasar, y su madre no puede evitar...así eres tu.
Sentimientos de cansancio, rabia, frustración del hijo que no llega a la cima y cree desfallecer. 
Pero tú, madre, me animas, me levantas cuando caigo, me muestras los peligros. Es tarea del hijo escoger su propio camino.
Ya veo la cima, madre, me muestras el premio anhelado.
Y cuanto más me acerco más me alimento de mi autoconfianza. 
Son lecciones que nos das y que a base de esfuerzo aprendemos.
Y al llegar al final, me siento feliz y lo comparto contigo, madre montaña, escogí el buen camino que me llevó a la felicidad absoluta.
Abrazo tu naturaleza, somos una, siento el instinto y me fundo en tu verdor. 
Perdí mi identidad...ahora soy parte de tí.


No hay comentarios:

Publicar un comentario